ConservaciónNoticias

Pescadores e Investigadores detienen prácticas de tiro que podrían haber devastado la vida de especies en Quintana Roo

Gracias a la intervención de pescadores, de la Doctora Maricarmen García Rivas, Manta México Caribe, A.C. y de la asociación civil Ch’ooj Ajauil, A.C., de la cual el Investigador del Gran Acuífero Maya, Rafael de la Parra es miembro, prácticas de tiro que estaban planeadas para llevarse a cabo en la zona protegida de Isla Contoy, han sido canceladas.

El Gran Acuífero Maya comparte el documento presentado por Ch’ooj Ajauil, A.C. y la nota donde se anuncia la cancelación de las prácticas de tiro de la Secretaría de Marina y que se llevarían a cabo del 16 al 29 de Febrero.

Cancún, Quintana Roo a 10 de febrero de 2021

BIÓL. YADIRA GÓMEZ HERNÁNDEZ
DIRECTORA REGIONAL PARA PENÍNSULA DE YUCATÁN Y MAR CARIBE
COMISIÓN NACIONAL DE ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS (CONANP)
P R E S E N T E

Estimada Biól. Yadira Gómez,

Como seguramente es de su conocimiento, el pasado 29 de enero del año en curso, la Capitanía Regional de Puerto Juárez, Quintana Roo, adscrita a la Secretaría de Marina (SEMAR), a través del Vicealmirante Capitán Regional de Puerto, Marcelino Tapia Minjares, informó a la comunidad marítima portuaria mediante oficio CPJ-013/2021, que en el “periodo del 16 al 19 de febrero de 2021 en un horario de 08:00 a 13:00 horas, la Quinta Región Naval efectuará prácticas de tiro”, en un polígono ubicado dentro del área natural protegida Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano (Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de diciembre de 2016).

Le comento que los prestadores de servicios turísticos, los permisionarios, cooperativas y pescadores en general, así como organizaciones de la Sociedad Civil, estamos conscientes de la importancia de estas prácticas por parte del sector naval militar, quienes siempre han sido importantes aliados para combatir la pesca furtiva e infractores ambientales.

Sin embargo, nos preocupa mucho el polígono marcado en las coordenadas de dicho aviso a la comunidad marítima, ya que es la Subzona de Aprovechamiento Sustentable de los Ecosistemas Tiburón Ballena, regulada esta zona por parte del Programa de Manejo Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano publicado el pasado 30 de noviembre de 2018 en el Diario Oficial de la Federación.

Esta Subzona tiene importantes agregaciones de megafauna pelágica y grandes elasmobranquios (tiburones y rayas), en particular resalta la presencia de tiburón ballena (Rhincodon typus), cuya numerosa agregación de verano ha sido documentada y se considera la más grande del mundo; también existe una alta productividad biológica por el fenómeno de la surgencia, con una gran captura de escama y pulpo. La zona tiene presencia de 5 especies de tortugas marinas, además 5 especies de delfines: Delfín tursión (Tursiops truncatus), Delfín de dientes rugosos (Steno bredanensis), Delfín moteado (Stenella frontalis), Delfín girador (Stenella logirostris) y Orca falsa (Pseudorca crassidens); todas protegidas por el marco normativo nacional e internacional; también hay gran presencia de la Mantarraya Gigante (Mobula birostris), recién incorporada a la NOM-059 en protección especial; así como muchas más especies de importancia ambiental y comercial.

Estas Subzonas se encuentran reguladas conforme a lo establecido en el artículo 47 BIS fracción II, inciso d) de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA).

Dentro de las “actividades no permitidas” en esta Subzona se encuentra el “alterar o destruir por cualquier medio o acción los sitios de alimentación, anidación, refugio y reproducción de las especies”. En este caso, las acciones propuestas por la SEMAR en ese polígono específico, alterarán considerablemente estos importantes sitios biológicos.

Por último, no debemos olvidar que la zona forma parte también del Área de Refugio de tiburón ballena para el Caribe mexicano (publicada en el Diario Oficial de la Federación el 22 de mayo de 2018), misma que todavía no cuenta con Programa de Protección a la fecha.

Es por tal motivo, que atentamente le solicitamos su apoyo para coordinarse con las autoridades navales de la SEMAR y puedan proponer un polígono diferente (por ejemplo, a unas 15 millas al Este, es decir, fuera de la plataforma continental).

Nuestras afirmaciones se sustentan con una serie de datos científicos y técnicos que hemos documentado los últimos años a través de distintos reportes e informes científicos que hemos resumido en el anexo técnico adjunto a esta carta solicitud.

Finalmente, le reiteramos nuestro apoyo al trabajo coordinado entre la CONANP y la SEMAR para la protección y vigilancia del cumplimiento de lo establecido en el Programa de Manejo del área natural protegida Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano.

Respetuosamente

Biól. Beatriz Eugenia Galván Pastoriza

Directora General

http://www.choojajauil.org.mx/

 

Manifiesto de Ch’ooj Ajauil AC

La presencia de la mega-fauna pelágica en el ecosistema marino al noreste de Quintana Roo, por su diversidad y hábitos alimenticios, puede ser considerada para evaluar el estado de dicho ecosistema, pues mientras que algunos de ellos como los odontocetos (Delfines y Orca falsa), los tiburones Mako, el pez Vela y los Marlines, están cerca de la cúspide trófica como consumidores secundarios y omnívoros; otros como los grandes elasmobranquios (Tiburón ballena, Mantarrayas y Móbulas), son filtradores y consumidores de plancton.

Agregaciones temporales de estos organismos, nos brindan incluso la posibilidad de apreciarlos como indicadores del ecosistema marino, mientras tomemos en cuenta también, a los seres que componen su dieta como presas: desde el plancton (copépodos, sergéstidos, ctenóforos, cnidarios, larvas de crustáceos, de moluscos, etc.) y la hueva de algunos peces como el bonito, el pargo y el mero, hasta las enormes “manchas” de sardinas y otros peces; todos estos también organismos pelágicos.

Comenzando en el invierno, cuando grandes cardúmenes de sardinas, macarelas y otros peces semejantes, se presentan al Este y Noreste de Isla Mujeres, propiciando la agregación de Pez Vela y otros pelágicos como delfines, mantarrayas y tiburones, que acuden puntualmente a la cita para aprovechar la enorme cantidad de alimento disponible. Es en esta temporada cuando se dan las corridas de sierra, peto, sosin o machete y wahoo.

Al madurar las sardinas, comienza el desove, lo cual atrae a los consumidores de ictioplancton, como las matarrayas, móbulas y tiburones ballena:

Lo cual ocurre generalmente a mediados del mes de febrero y permanece al menos hasta la segunda mitad del mes de marzo.

Algunos de nuestros registros del monitoreo ecológico de pelágicos marinos durante el invierno, se presentan en la siguiente tabla:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los movimientos de al menos 18 de los tiburones ballena marcados con transmisores satelitales de seguimiento en tiempo real, se pueden consultar aquí:

http://www.ghritracking.org/

Otros organismos, parecen tener una población residente durante todo el año.

Es, por tanto, de suma importancia considerar a este ecosistema como un ente conectado y que evoluciona de acuerdo a las condiciones climáticas y medioambientales brindándonos la oportunidad de apreciar la sucesión estacional de sus componentes bióticos, pero ahora más que nunca, tenemos la posibilidad de evaluar las modificaciones que se desarrollan debido al cambio climático.

Considerando que se han añadido en años recientes, más especies al status de protección especial, (NOM SEMARNAT059) representando un logro superlativo en la conservación, cabe tomar en cuenta la problemática que por décadas nos preocupa: hemos tratado a nuestros mares como un basurero; los plásticos y sobre todo los micro plásticos amenazan ya no solamente a la mega fauna costera, sino a los organismos que habitan los confines pelágicos, incluidas gran cantidad de aves.

Los efectos del incremento en las temperaturas, el tráfico marítimo, el turismo masivo y el descuido, nos proyecta a un futuro poco deseable a menos que se tomen medidas de mitigación.

Otra importante consecuencia de las actividades antropogénicas es el incremento en la presencia de floraciones anormalmente grandes de sargazo y, por tanto, es importante determinar cómo está afectando a los organismos pelágicos.

Es por esto, que nos preocupa en extremo la afectación que este importante ecosistema pueda sufrir con las prácticas de tiro programadas por Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR).

Sin omitir que no estamos oponiéndonos a los ejercicios programados, sugerimos que sean realizados al menos a 10 millas náuticas al Este, en donde seguramente habrá una considerable afectación menor al ecosistema marino.

Respetuosamente

Biól. Beatriz Eugenia Galván Pastoriza

Directora General

http://www.choojajauil.org.mx/

Deja un comentario