Cuevas y cenotes mayasEntrevistaExploraciónPreservación digitalTecnología

Descubre con el GAM – Entrevista a Pedro Almada

Pedro Almada es responsable de Visualización de Datos en el Proyecto Gran Acuífero Maya. Es licenciado en Administración de Empresas, especialista en el arte de contar historias a través de medios digitales. Además, es buzo de cuevas y ha colaborado con organizaciones como Refugee Egypt en el Cairo y en proyectos de conservación ambiental en Quintana Roo.

Conoce más sobre el trabajo de Pedro Almada con esta entrevista realizada por Altayra Rangel.

¿Cómo fue que inició tu colaboración con el Proyecto Gran Acuífero Maya?

He estado involucrado en diferentes proyectos de conservación ambiental y, además, estoy familiarizado con el mundo del buceo desde muy chico gracias a mi padre, quien ha trabajado en este campo toda su vida. He emprendido algunos proyectos de conservación en Quintana Roo propios y he participado en otros dirigidos por compañeros y amigos. Posteriormente decidí estudiar negocios en Monterrey. Sin embargo, algo me hacía falta, pues creo que lo mío es estar en campo y el cuidado ambiental. Entonces, decidí aplicar para un trabajo en Egipto y viajé a El Cairo, donde estuve colaborando con Refugee Egypt, que en asociación con las Naciones Unidas dan apoyo a los refugiados de la zona. Allí me di cuenta que me era posible combinar estas dos partes que me ofreció mi carrera ‒sobre todo en la especialidad, el análisis y visualización de datos‒, que, aunque normalmente tiene su aplicación a los negocios, también es una herramienta sumamente útil dentro de los proyectos de cuidado ambiental y ayuda humanitaria. A mi regreso a México, tuve contacto con el equipo del Proyecto Gran Acuífero Maya (GAM) e inicié mis actividades con ellos: por un lado, el buceo, parte fundamental de las exploraciones e investigaciones del GAM y, por otro lado, con lo que obtuve de mi carrera y de mi trabajo en Egipto, el análisis y la visualización de datos. 

Pedro Almada colaboró con Refugee Camp, en Asociación con las Naciones Unidas en El Cairo, Egipto. Fotografía: Cortesía Pedro Almada
  • ¿Cuáles son las actividades que realizas dentro del Gran Acuífero Maya?

Gran parte de mi trabajo es el manejo y la visualización de los datos e información del proyecto en diferentes formatos. Inicié apoyando principalmente en el área de comunicación, de registro en campo y estuve asistiendo las actividades de los investigadores. Esto es un aspecto fundamental de un proyecto interdisciplinario: todos nos ayudamos. Más adelante, vi la necesidad de comunicar toda esta información; muchas veces lo que se obtiene son datos duros y es necesario poder hacer llegar esta información a través de reportes y otros medios al público general. Entonces comencé a elaborar reportes e infografías, con diseños más llamativos, a fin de atraer la atención hacia todo el trabajo que estamos llevando a cabo en el GAM. Las actividades de campo y el buceo tampoco han faltado durante este tiempo que he colaborado con el GAM.

Pedro Almada luego de explorar cueva sumergida en Quintana Roo. Fotografía: Karla Ortega.

También surgió la necesidad de construir una base de datos para el proyecto, esta es una de mis labores más fuertes: crear un lugar donde almacenar de manera eficiente toda la información que reúne el equipo del GAM. El desarrollo de la aplicación es un trabajo continuo que nunca se detiene. 

Así, combino esas dos áreas, la de datos en la oficina y el trabajo de campo con los investigadores y los exploradores, incluyendo el registro fotográfico. Además de la captura de fotografías, trabajamos en el GAM con fotogrametría, que consiste en tomar fotografías para la creación de diseños en 3D, esto es parte de la iniciativa de preservación digital del proyecto y es otra de las actividades en las que participo. 

Cuéntanos sobre la aplicación que desarrollaron para el Gran Acuífero Maya

Uno de los grandes retos que teníamos en el proyecto es el manejo de la información: esta es muy variada y proviene de distintas metodologías de investigación, diferentes investigadores que, si bien trabajan en conjunto, a menudo se dificulta la comunicación de esos datos. Entonces, el poder almacenar la información y tener acceso a visualizarla de manera coherente era una gran área de oportunidad para el GAM. 

La aplicación que desarrollamos permite tener un registro directo en campo, incluso aunque no tengamos señal ‒lo que ocurre la mayoría de las veces que nos internamos en la selva‒. Una vez que volvemos a alguna población donde los dispositivos se pueden conectar a internet, toda la información registrada se almacena en un servidor. Esta herramienta facilita muchísimo la tarea de los investigadores y de todo el equipo, pues se pueden tomar los datos en campo directamente y, posteriormente, analizarlos con calma en la oficina. De esta manera el proceso quedó bastante automatizado.

Esta aplicación ayudará a almacenar y analizar información de manera más práctica.

También quiero mencionar otra aplicación que utilizamos, se trata de Esri. La maestra Ana Celis desarrolló dentro de esa aplicación una encuesta para todos los buzos y exploradores que quieran ayudarnos a registrar algún cenote, un sitio arqueológico o cualquier otro lugar que pueda ser de interés para el proyecto. Esta información que nos proporciona la ciudadanía es muy valiosa para nosotros y, además, se le conceden los créditos a la persona que realizó el registro. En esta área yo me encargo de comunicar esta información; usamos recursos dentro de Esri como mapas interactivos, visualizaciones de los datos de forma georreferenciada. 

Estas dos plataformas digitales nos permiten almacenar la información, visualizarla y comunicarla. 

¿Cuál fue el mayor reto que se presentó al desarrollar la aplicación?

Creo que lo más difícil fue integrar diferentes disciplinas y metodologías, pues es un enorme rompecabezas: arqueología, biología, calidad del agua, etc. Integrar todo esto de una forma coherente y fácil de visualizar fue una tarea muy complicada. Afortunadamente, al ser un proyecto interdisciplinario, el equipo del GAM unió sus esfuerzos y esto hizo posible obtener un resultado muy satisfactorio. También tuvimos un gran apoyo por parte de Claris, FileMaker y Creative DataBases. El acuífero es tan diverso y complejo y, al mismo tiempo, el proyecto trata de abarcar todas esas complejidades; creo que, por esta razón, poner toda la información en un solo sitio fue complicado, pero gracias al trabajo en equipo, se consiguió. 

Eres también un buzo experto, cuéntanos, ¿qué sentiste la primera vez que buceaste dentro de una cueva?

Para mí, fue una experiencia excepcional. Cualquier apasionado del buceo te podrá decir que, el buceo en general, es muy bello y ofrece experiencias increíbles. Pero el buceo en cuevas y el nivel técnico que se requiere para llevarlo acabo te transmite un sentimiento muy particular, pues además sabes que estás realizando una actividad de alto riesgo. Sin embargo, es muy particular esa sensación de saber que te encuentras en un sitio al que no ha llegado más que muy poca gente, en lugares que no han sido visitados en miles de años o que quizá nunca lo fueron. 

Pedro Almada, Responsable de Visualización de Datos en el Proyecto GAM. Fotografía: Karla Ortega.

La primera vez que entré en una cueva me sentí como en otro planeta, sentí que había dejado mi vida cotidiana allá afuera, en la superficie; me desconecté por completo flotando dentro de un mundo nuevo. Además, pensar que esos lugares están repletos de información tan importante, produce una emoción aún más intensa. 

  • Comentario final para despedirnos

Esta labor que hacemos para comunicarles al público y a toda la gente la importancia del acuífero es imprescindible y es una tarea muy laboriosa. Normalmente lo que ocurre debajo de nuestros pies pasa inadvertido. A veces conocemos los cenotes, pero solamente como un sitio turístico para nadar, pero también es necesario que nos demos cuenta todos que el subsuelo es un sistema inmenso de cuevas y que es el sustento de animales, plantas y seres humanos en la península de Yucatán. 

La tarea de visualizar puede llegar a ser difícil, pero es bella y sumamente importante. 

Deja un comentario